Cirugía intima

La Cirugía íntima o vaginoplastia es el conjunto de intervenciones encaminadas a corregir problemas funcionales o estéticos de la región genital femenina. Es cada vez más popular en todo el mundo, para solucionar problemas de descolgamiento, problemas de retención de orina, falta de tono muscular de la vagina o mayor amplitud debido a los partos o por la edad, así como asimetrías u otros problemas.

El objetivo es compensar el ensanchamiento o desplazamiento de la vagina mediante una reducción del músculo, con lo que se consigue un estrechamiento del conducto y un mayor disfrute de las relaciones sexuales.

 

La vaginoplastia consiste en un cierre de los músculos que están alrededor de la vagina, los cuales están encargados de dar fortaleza y dar estrechez a las paredes vaginales.
Se estira el músculo y se sutura con tejido soluble y el sobrante de piel se quita de esta manera, los músculos vaginales y el tejido carnoso que está alrededor se aprietan produciendo el efecto de rejuvenecimiento. Las cicatrices quedan encubiertas. A los 15 días de la intervención, los puntos se caen y transcurrido un mes, pueden iniciarse las relaciones sexuales.


La vaginoplastia suele ser una operación corta (una o dos horas) bajo anestesia general y el ingreso hospitalario suele ser de una noche.