Abdominoplastia

También llamada cirugía del abdomen  consiste en la eliminación del exceso de grasa y piel de la parte inferior y media del abdomen, para conseguir así un abdomen ajustado, plano, firme sin exceso de piel.

A la abdominoplastia se le suele asociar una liposucción de la parte alta del abdomen o de la zona de las caderas así como un tensado de la musculatura abdominal para optimizar el resultado estético.

Los mejores candidatos son aquellas personas que, estando cercanas a su peso ideal, presentan acúmulos de grasa en el abdomen junto a una piel flácida que no responden a una dieta o a ejercicio.

 

Está indicada tanto en hombres como en mujeres aunque es particularmente útil en las mujeres que, a causa de embarazos, tienen dilatación irreversible de la piel y de la musculatura del abdomen.

La abdominoplastia se realiza en quirófano bajo anestesia general.  La intervención suele durar entre 2-3 horas. La incisión se realiza de una a otra cadera y se pretende que quede escondida debajo de la ropa interior o del biquini. Hacemos otra pequeña incisión alrededor del ombligo para llevarlo a la nueva posición. Procedemos a separar la piel y tejido graso de los músculos abdominales que son tensados mediante una sutura permanente. A continuación, vemos la cantidad que tenemos que quitar y colocamos el ombligo en la nueva posición. Utilizamos suturas intradérmicas para la piel y colocamos un par de drenajes y un vendaje ajustado.

Los pacientes permanecen ingresados 24-48 horas en el hospital, aunque empiecen a caminar al día siguiente de la cirugía para minimizar el riesgo de trombosis. Los drenajes se retiran a las 48-72 horas y los puntos a las tres semanas. Deberán llevar una prenda elástica ajustada o faja durante un mes para reducir la hinchazón de la zona abdominal.